Hellscions Revelation – Del anonimato al TOP 4

Nov
28

Hellscions Revelation – Del anonimato al TOP 4

¡Muy buenas de nuevo!

Aquí os traemos de nuevo un decktech traído por el propio creador del mazo. En este caso no es otro que Héctor, jugador revelación que logró hacer un top 4 nada menos con Hellscions, cuando llevaba a penas un par de semanas o tres en el juego. Y sí, pasando por encima de otros Hells, por si alguien se lo preguntaba 😉

En este caso os dejamos también con la explicación del propio Héctor, con algunos ajustes ligeros, para que sea él mismo quien os explique la filosofía de su mazo. Añadiremos algún comentario que se nos ocurra después del texto del autor. Veamos qué nos cuenta esta promesa:

“Antes de comentar la construcción del mazo debemos resaltar un par de puntos.

El primero es que el mazo que presenté al torneo no era el
definitivo, llevaba muchas cartas que no terminaban de convencerme.
Lo malo de ser novato es que las primeras veces, por mucho que pese, las
opiniones externas influyen demasiado… Eso me pasó a mí con algunas de las cartas
presentes, y con otras no presentes (pero que vi durante el torneo y me alegró,
pero a su vez me dejó un sabor algo amargo por no haberlas incorporado finalmente).

El mazo con el que jugué el torneo constaba de las siguientes cartas:

Heroina:
Bellatrix, La sedienta.

Mazo de batalla:
– Heréticos x2.
– Arpias de fuego x3.
– Diablillos x2.
– Engendros abisales menores x3.
– Luchador del foso x2.
– Cruzado Impio x3.
– Príncipe demonio x3.
– Diablo.
– Rito de sangre y fuego x2.
– Autodestrucción x3.
– Invocar a la prole x2.
– Procrear x3.
-Truco trampa x2.
– Trueque de Sangre x2.
– Doble sacrificio x2.

Mazo de estructuras:
– Abismo x3.
– Templo impio x2.
– Catedral Impía x3.
– Portal del reemplazo x3.
– Trampoteca x3.
– Altar de sangre.

Aquí tenéis el mazo, como veréis no es uno de los típicos que se puedan ver.
Apreciaréis la falta de unas cartas muy comunes en todos los mazos, frente a
otras que no son tan típicas. Mi idea era presentarme al torneo con algo que me
gustase, sin importar demasiado lo óptimo que fuera a nivel competitivo – si os soy
sincero, no contaba con pasar de las 5 primeras rondas – llevaba una idea en la
cabeza y quería trasladarla a la mesa.

Mi idea era evitar en la medida de lo posible las cartas de daño, solo buscaba
cartas que pudieran inmolar cartas mías (procuré buscarlo en todo momento),
como Autodestrucción o Rito de sangre y fuego. Debido a que uno de los puntos mas flojos que
vi en Hellscions (desde mi corta experiencia) fue la falta de robo, también busqué
acelerar un poco el ritmo de juego, pues noté que Bellatrix, La sedienta tiene un
comienzo de partida un poco lento, y estas fueron las soluciones que pude
encontrar: usar a los Heréticos y el rito de sangre y fuego para potenciar la
velocidad, trampoteca y autodestrucción para robar cartas.

También estuve buscando ver como hacer frente a Theridom – era una facción
desconocida para mí – sabía que contaban con muchos absorber y formas de
curar la vida, así que la única forma que tenía para hacerle frente era forzar a
matar sus tropas sin la necesidad de hacer daño alguno. Procuré enfocar el mazo
a un formato de control, vi que en este sentido Bellatrix, La sedienta tenía muchas
opciones y formas para poder jugar, mas de las deseadas para un novato (pero
muy interesante para un veterano, ya que puede cambiar el estilo de juego sin
llegar a aburrirse). Aunque probé el resto de heroinas (no mentiré que como
mucho una o dos veces), ella fue quien se ganó un hueco en mi corazón, si bien
si que me gusataría resaltar que desde que me enseñaron a jugar fue con quien
aprendí, y desde entonces “amor a primera vista”.

También veréis que el mazo carece de Banquillo (Side) porque no soy un jugador

que le guste hacer uso de este tipo de recursos, me gusta adaptarme, y no
prepararme, para mí poner unas cartas “X” le resta parte de emoción a la partida.
Por esa razón debía procurar llevar algo que fuera versatil en casi todas las
cirscunstancias, de otra forma no podría hacer frente a algunas amenazas, sin
cambiar y hacer uso del Banquillo.

Cartas como Truco Trampa resultaron ser muy útiles durante la partida, pues era
una carta que no se esperaban, y ver como podía hacer frente a un
diablo o cualquier cosa grande, por el módico precio de un token…  Pues permitía poder jugar mucho mas tranquilo, aunque siempre tenía
que procurar guardar algo de maná para el turno del oponente. También se que no ver ni al Azotador Vil o a la Sucubo para
muchos será como un sacrilegio, pero no me resultaron excesivamente
importantes, sobre todo las segundas. Sí que noté a la larga la falta del Azotador
Vil  para hacer frente a algunas cartas con Inmunidad a hechizos, pero para eso
llevaba al Luchador del foso, sacarlo de forma defensiva y aprovechar su ataque
para tumbar a muchas de estas cartas.

Uno de los puntos mas importantes de este mazo, es saber gestionar muy bien,
tanto Rito de sangre y fuego como por otro lado el Herético son cartas que quizas
pasan un poco por alto, o no reciben la atención que se debería, lo comprendo,
en especial el Herético es algo complejo, pues perder una tropa, 2 vidas para
ganar 2 maná según cuando, puede ser un apuesta arriesgada, independiente de
tener portal o no.

Aquí hay que tener en cuenta, que tenemos que darle muchos PP a Bellatrix, La
sedienta para que podamos hacer un buen uso de su segunda habilidad (coste 3
cada vez que inmolamos una tropa, el oponente debe inmolar otra), de esta
forma podemos ganar un cierto control del campo, y jugar mas tranquilos, pero no
hay que engañarse, este sacrificio es por ambas partes, y si lo jugamos mal es
una derrota segura. El único consejo que os puedo dar con Bellatrix, La sedienta
es que no os desesperéis y tened paciencia, siempre hay una forma de salir.

En cuanto a los puntos mas flacos que durante su pruebas mas se me hicieron
presentes: los mazos del tipo aggro. Cuanto mas rápido se tiren encima nuestra más lo
vamos a notar, y frenar este tipo de juego suele ser muy complejo, hay que esperar el
fallo y tratar de explotarlo. Bellatrix, La sedienta no es muy fuerte los primeros
turnos, sumad a que debéis darle muchos PP y tendréis el resultado: agobio al inicio de la partida.

No olvidar que la curva de oro, es MUY importante, y a veces
sacrificar eso, puede que salve de entrada, pero a la larga suele salir caro.”

 

Y bueno, estos son los comentarios que Héctor hace de su propio mazo. Me permitiré el lujo de hacer mi breve análisis del mismo. Como jugador de Bellatrix experimentado, diré que me sorprende el resultado obtenido por el mazo en cuestión, porque en apariencia (insisto, en apariencia) quiere recoger un poco de todo, y quien trata de hacer eso suele obtener bastante de nada. Me explico. La lista que nos trae Héctor me enseña que juega una estrategia de tendencia aggro-control de una jugabilidad bastante difícil y algo dependiente de la suerte, en el sentido en que necesitaremos robar removals cuando los queremos, y tropas cuando las necesitamos también. En este enfoque de mazo, cada recurso debe llegar y ser usado de la forma adecuada, y cada fallo en este sentido es un golpe a nuestra estrategia. Esto me dice que Héctor es un jugador de los buenos, sin lugar a dudas.

Esta tendencia mixta al aggro-control la detectamos en hechos como la existencia, en cuanto a la parte aggro, de 2/3 copias de cartas como el diablillo, la arpía, el engendro menor y una serie de cartas que usaremos en los primeros turnos para atosigar a nuestro oponente. Por los comentarios del juegador, al parecer su intención al incorporar estas cartas no era esa, sino la de mantener el control los primeros turnos de la partida hasta que llegue la caballería. Es posible, pero estoy convencido de que si robó durante el nacional cartas de este tipo las usó con un perfil agresivo. Pero sin lugar a dudas.

Por otro lado, se muestra clarísimamente la tendencia control en la incorporación de cartas como el Doble Sacrificio, cartón enorme para controlar de manera puntual una mesa que se nos pueda disparar en calidad (que no en cantidad). El hecho de que Héctor metiese 3 copias de la trampoteca efectivamente nos habla sobre su obsesión por el robo y su búsqueda de la resolución de la partida en el largo plazo, utilizando a los diablillos como generador de ventaja de mano. Sinceramente, considero subóptimo introducir tres copias, pero a juzgar por los resultados del mazo, no debió irle tan mal.

Otro hecho que me revela la tendencia aggro-control del mazo y no control puro como su propio creador expone, es la ausencia (flagrante, a mi juicio) de la Ola de Magma. Efectivamente, la parte aggro del mazo del quasipodio hace innecesaria en principio la incorporación de esta carta, ya que por lo general seremos nosotros quienes empezamos con presencia en la mesa que impida que nos sobrepasen a nosotros. Sin embargo, esto tiene el gran peligro de que nuestro arranque se vea fuertemente sobrepasado por un mazo full-aggro, como bien puede ser Lutien Tokens, o la versión aggro puro de Hellscions, la Hellscion tokens (jugada normalmente con Inashka, que tendrá cero problemas en limpiar nuestras chinches). Si quieres jugar Hellscions y quieres jugar control, amigo, incorpora en tu SB al menos un buen par de olas de magma como Hellion manda. Garantía de Thronho 😉

Pero, en resumen, la tendencia aggro-control ha tenido sus ventajas. Obviamente, si todo fueran inconvenientes no habría en otros juegos mazos campeones de grandes torneos de esta tendencia. Con una construcción de mazo estudiada posibilitaremos (por estadística pura) el robo adecuado: algunas cartas de primeros turnos para los mismos, e iremos robando cartas de partida más avanzada en los siguientes, lo que nos permite adaptarnos perfectamente al ritmo de la partida y tener recursos de respuesta/superación del rival a lo largo de la misma. Insisto, un buen estudio y preparación del mazo es necesario para lograr esto de manera efectiva y estadísticamente aceptable. El mulligan gratis de Wot ayuda en este sentido, no obstante. Por otro lado, tener recursos adaptables al ritmo de la partida de poco sirven si no sabemos el momento idóneo para jugarlos. Ser aggro-control significa tener de todo sí, pero tener más limitados los recursos tanto de aggro, como de control. Si no sabemos dedicar a cada momento lo que le corresponde, acabaremos haciendo un empastre de partida.

Así pues en mi opinión, Héctor, con su gran resultado, demostró tener la coherencia de un buen deckbuilder, además de ser un buen jugador que sabe administrar muy bien su mazo. Un jugador completo, pero que aún tiene torneos por delante para demostrarlo.

Espero que los comentarios os hayan ayudado a enfocar el mazo en algún sentido en el futuro, y a ver qué posibilidades podéis sacar a cartas que aparentaban no tenerlas. Por ejemplo, usar una carta que nadie incorpora como el Luchador del Foso como rayo de 4 daños a aquello que se protege contra hechizos me parece tan original como efectivo y óptimo. Enhorabuena.

Sin más, me despido de vosotros y animo desde aquí a los señores Sagaz y Alex, ambos grandes jugadores (3 y 2 puesto en el Nacional), para que nos expliquen sus versiones de Theridom, ambas evolucionadas y con nuevos giros que seguro nos será de mucha utilidad que nos comenten.

¡Un saludo Woters!